ENFOQUE PREVENTIVO FAMILIAR

Cuando se trata de la salud de niños, niñas y familias, la medicina preventiva siempre es la base de acción. Por eso el enfoque Ayurvédico en la infancia resulta tan adecuado y enriquecedor a una consulta pediátrica común. 

Cuando somos adultos, podemos elegir por nosotros mismos qué queremos hacer en nuestro día a día. Qué vamos a comer, cuál será la hora de dormir, si vamos a practicar algún deporte, etc. En la edad pediátrica, en cambio, muchos de los hábitos de todos los días son decididos por los adultos que nos cuidan. Es por esto que la consulta pediátrica en Ayurveda, siempre tiene un enfoque familiar. Necesitamos de la participación de todos los miembros de la familia para transformar en hábitos las rutinas que cuidan la salud desde la primera infancia. 

Adquirir hábitos saludables desde muy chicos es una ventaja. Esta forma de empezar es la mejor manera de acompañar a los niños a vivir la vida de un modo más amoroso. Cuidando cada momento vital, respetando los ritmos y procesos de cada etapa y cada persona, en sincronía armoniosa con todo el resto de la naturaleza.

VENTAJAS QUE SUMA EL ENFOQUE AYURVÉDICO EN LA INFANCIA:

  • Se tiene en cuenta la salud materna como base para la salud del niño, tanto física como mental, así como su fortaleza emocional general- fundamentalmente en la etapa de la lactancia materna y hasta los 2 años del niñx.
  • Se consideran hábitos alimentarios, con enormes influencias en enfermedades de la piel, respiratorias, gastrointestinales, así como mentales, entre otras. En medicina moderna la alimentación recién está empezando a tomar más importancia en la salud. La alimentación ha cambiado enormemente en los últimos años, en la era de la alimentación industrializada esta temática necesita ser tenida en cuenta de manera imperativa.
  • Se considera la fortaleza de la digestión (Ver: AGNI, fuerza del fuego digestivo). En medicina moderna la digestión no es tenida en cuenta como herramienta fundamental para la salud. Muchas veces se aumentan los aportes de proteínas o minerales, sin prestar atención o tomar conducta para mejorar la digestión y absorción de todos los nutrientes, lo cual repercute de forma global y profunda en la salud general. En Ayurveda el cuidado del agni es un pilar fundamental.
  • Se considera la salud mental/emocional del niño como parte de la salud general. En medicina moderna las enfermedades mentales/psicológicas son abordadas completamente separadas de las que conciernen al cuerpo físico.
  • El foco es fundamentalmente PREVENTIVO, pero de un modo activo, con pautas específicas en relación a los hábitos y rutinas de la vida cotidiana: alimentación (Ahara, una de las medicinas más potentes), ritmo diario (Dina charya), ritmo estacional (Ritu charya), cualidades específicas de cada persona (Dosha charya). Las herramientas preventivas son efectivas porque abordan las causas profundas de la enfermedad.

Los medicamentos más utilizados son los remedios caseros, preparados en la cocina de cada casa, a base de especias de uso cotidiano, conocidas y bien toleradas por los niños y sin efectos adversos. En medicina moderna los medicamentos utilizados siempre son sintéticos, y muchos de ellos suelen tener importantes efectos adversos.

HERRAMIENTAS PARA LA SALUD EN NIÑ@S Y FAMILIAS

La incorporación de estos hábitos en la vida cotidiana ayuda a conocernos más, conectarnos más con la naturaleza, reforzar la inmunidad, prevenir enfermedades estacionales, sentirnos mejor anímica y físicamente y, simultáneamente, estar atentos a los primeros signos de malestar si aparecen, para poder revertirlos cuando son apenas leves, con mayor facilidad.

  • Plan alimentario para embarazadas y madres lactantes. Tomamos este momento con suma importancia para modificar hábitos alimentarios poco saludables en la familia, ya que serán los mismos que adopten los niños una vez que comiencen a comer. 
  • Plan alimentario de inicio para asegurar la nutrición en bebés que comienzan la alimentación complementaria (6-12m) y para niños más grandes según sus necesidades individuales. Esto incluye recomendaciones para la cocina familiar, alimentos que es mejor incluir o evitar, recetas y otros recursos que intentan hacer más fáciles los cambios. 
  • Rutinas de equilibrio para cada estación: Recomendaciones adecuadas para hacer los cambios necesarios con la llegada de la primavera, el verano, el otoño o el invierno, tanto familiares como individuales.
  • Masajes: útiles en recién nacidos y bebés pequeños, tanto como en niños más grandes. Beneficiosos como herramienta para fortalecer la inmunidad y la salud general, tanto la aplicación regular de aceite sobre la piel en forma de masaje como de automasaje en niños mayores y adultos.
  • Actividad física. Siempre es indispensable el uso adecuado del cuerpo para mantenernos sanos. Incluimos recomendaciones adaptadas según el dosha o constitución de cada niño.
  • Cuidado especial de los órganos de los sentidos. Para el Ayurveda los órganos de los sentidos son sumamente importantes como puerta de entrada al sistema nervioso y como forma de nutrición, por eso necesitan ser cuidados especialmente. Incluimos herramientas como: 
    • El uso de sonidos o música;
    • El contacto, a través del masaje; 
    • Alivio del estímulo visual, cuidando los ojos del exceso de pantallas.
    • Uso adecuado de los sabores. En este sentido la alimentación es el pilar fundamental.
    • Incorporación de aromaterapia. Sobre todo cuando hay desequilibrios anímicos y respiratorios. 
  • Pranayamas y Técnicas de meditación. Técnicas de respiración, visualización y meditación útiles para relajar el sistema nervioso, la mente e inducir el sueño. De gran ayuda para cuidar la salud mental y psíquica. Incluir estas prácticas como un hábito familiar ayuda al bienestar cotidiano de grandes y chicos.
  • Remedios. 
    • Caseros: Hechos a base de especias y algunas plantas utilizadas normalmente en la cocina. Se utilizan en forma de tisanas, o bien se combinan con miel, agua o ghee para ser usadas como remedios preventivos frente a cambios estacionales, o  bien terapéuticos frente al mínimo síntoma si aparece.
    • Fitoterápicos Ayurvédicos o en base de plantas locales (tinturas madres, comprimidos, jarabes, homeopáticos). Los incluimos siempre que sean necesarios tanto en forma preventiva como terapéutica.
    • Alopáticos (de venta en farmacias, bajo receta). Intentaremos evitarlos en la medida de lo posible, pero siempre que sean necesarios, los utilizamos. 
    • Suplementos de vitaminas o minerales. Los usamos cuantos sean necesarios.
    • Flores de Bach. Muy útiles frente a situaciones emocionales complejas, intensas o persistentes. Se pueden usar en el embarazo y en bebés pequeños.

TEMAS QUE PODEMOS ABORDAR EN LA CONSULTA PEDIÁTRICA:

  • Control del niño sano: controlar el crecimiento (peso, talla, perímetro cefálico), desarrollo neuromadurativo y cualquier síntoma que pueda presentarse (agudo o crónico).
  • Mejora de hábitos alimentarios familiares. Los cambios de alimentación en los niños deben ir siempre acompañados de modificaciones en los hábitos de consumo de toda la familia. Veremos las indicaciones más adecuadas para este niñ@ en particular, pero fundamentalmente intentaremos adaptarlas a la familia. Los primeros que tenemos que hacer cambios en cuanto a qué comemos cotidianamente, somos siempre los adultos.
  • Organización de las rutinas diarias. Los ritmos para comer, dormir y despertarse tienen enormes influencias en nuestra fisiología. Acompasar nuestros ritmos familiares con los ritmos de la naturaleza permite aprovechar mejor el tiempo de cada día, y ayuda a que el ritmo de nuestras hormonas y de todos nuestros órganos (llamados ritmos circadianos) funcionen con más eficiencia. Las rutinas ordenadas y repetidas todos los días favorecen el sueño reparador, el despertar activo, la eficiencia de la digestión, la fuerza de la inmunidad, la estabilidad anímica y la salud del cuerpo. 
  • Refuerzo de hábitos de limpieza del cuerpo. Esto incluye rutinas como el uso de limpia lenguas, cepillado de dientes, la práctica de gárgaras, limpieza nasal con jala neti (limpieza de fosas nasales con agua y sal), uso de agua tibia en ayunas por la mañana, etc. Son herramientas fundamentales para que el organismo elimine sus desechos cada día completamente. Una vez más, la creación de estos hábitos necesita ir acompañada por el entorno familiar. 
  • Fortalecimiento de la inmunidad. La práctica de masajes en recién nacidos, la incorporación de especias y tisanas para la vida cotidiana, la actividad física adecuada, además de los hábitos alimentarios familiares y las rutinas diarias y estacionales, son enormemente importantes para este fin. Tener estos hábitos ya incorporados antes de que aparezcan los períodos de estrés o de cambio estacional, es la forma más adecuada de aprovecharlos.
  • Incorporación de herramientas de relajación y reducción del estrés como prácticas cotidianas. Fundamentales en los tiempos que corren, las prácticas que nos ayudan a pensar menos y respirar más son enormemente beneficiosas, tanto para grandes como para chicos. Incluyen: el contacto con la naturaleza, la incorporación de pranayamas (ejercicios de respiración), la práctica de meditación, mindfulness  y/o yoga. El valor de aprenderlas en la infancia es inmenso, acompañarán a los chicos durante toda su vida. 
  • Observación de problemáticas emocionales. No es sorpresa que los niños no se enferman en cualquier momento. Lo hacen con más frecuencia en situaciones de mayor tensión o estrés. Muchas veces son los niños los portavoces de las situaciones del entorno familiar que tensan también a los adultos. Hablar sobre estas situaciones puede ser de gran ayuda, ya que ponerlas de manifiesto alivia la carga que significan para los niños. Ante estas situaciones, somos muchas veces los adultos los que necesitamos trabajar en mayor profundidad algunas temáticas. El espacio del consultorio también se presta para hacer encuentros sólo con padres y/o madres, para conversar sobre temáticas complejas que necesitan guía y sobre las cuales no es fácil hablar en presencia de los niños.